CulturaP@M ForoPueblaUniversidades

Rectora Lilia Cedillo coloca primera piedra del edificio de posgrado de Microbiología del ICUAP

Rectora Lilia Cedillo coloca primera piedra del edificio de posgrado de Microbiología del ICUAP. (Especial)

Contará con mil 370.50 metros cuadrados de construcción en tres niveles, para dotar de mejores instalaciones a investigadores y estudiantes

Tras recordar el crecimiento en infraestructura del Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas, del Instituto de Ciencias de la BUAP (ICUAP), el cual se ubicó primero en el Área de la Salud, después en la Facultad de Ciencias Biológicas y hoy cuenta con una sede propia en Ciudad Universitaria, la rectora Lilia Cedillo Ramírez se congratuló de colocar la primera piedra de su nuevo edificio de posgrado, que contará con mil 370.50 metros cuadrados de construcción, en tres niveles, para el desarrollo de las tareas científicas.

“En un principio, este laboratorio nos hizo felices a todos, pero pronto se ha ido saturando. Nos damos cuenta de que no son suficientes las instalaciones eléctricas, ya tenemos problemas de sobrecarga y el equipo se está averiando por esta condición. Por eso hoy me llena de beneplácito que podamos poner la primera piedra de un edificio tan anhelado”, expresó.

Esta obra beneficiará a 40 académicos que laboran en el Centro de Investigaciones en Ciencias Microbiológicas -de ellos tres son técnicos académicos-, a 68 alumnos del posgrado en Ciencias Microbiológicas y estudiantes de las diferentes licenciaturas que colaboran en este espacio.

La directora del ICUAP, Carolina Morán Raya, recordó que fueron varios años de gestión para ampliar este espacio, insuficiente hoy debido al crecimiento en equipos, número de investigadores y líneas de investigación que se desarrollan en este centro, pionero en esa unidad académica.

“Ahora estamos muy cerca de ver consolidar nuestros anhelos y necesidades de una ampliación de espacio físico, para atender las actividades del posgrado y resolver el problema de sobrecarga en el edificio actual”, indicó.

Sobre el nuevo edificio, el director de Infraestructura Educativa, José Daniel Gámez Rodríguez, detalló que la planta baja (465.08 metros cuadrados de construcción) albergará los laboratorios de Biología molecular y genética, Biología molecular de enteropatógeno y de equipo pesado; cinco laboratorios del Centro de Microbiología, sanitario mixto para discapacitados, cubo del elevador y cuartos de equipo común del posgrado en Microbiología, de servicio de esterilización, para DCyTIC, eléctrico, para el compresor y de máquinas.

En el primer nivel (452.71 metros cuadrados) se ubicarán los laboratorios de cultivos de plantas, de anaerobios, de tejidos vegetales y de tejidos celulares; así como de Ecología molecular microbiana II y III, de equipo pesado 2, de Biomedicina, de posgrado III y de Biotecnología; además de módulos de sanitarios para hombres y mujeres, y el cubo del elevador.

En el segundo nivel (452.71 metros cuadrados) habrá un auditorio con capacidad para 70 personas, el cual se puede dividir para hacer dos con un muro movible; ocho cubículos; salas de academias, juntas (posgrado), profesores y de lectura; oficina de posgrado, bodega de limpieza y cubo del elevador. Además, contará con dos escaleras laterales para servicio diario y de emergencia.

Rectora Lilia Cedillo Ramírez inaugura la exposición Día Naranja

Con la finalidad de generar conciencia, la rectora Lilia Cedillo inaugura la exposición Día Naranja, en la planta baja de la Biblioteca Central de la BUAP, conformada por 20 carteles que constituyen la culminación de los trabajos de los alumnos de la Escuela de Artes Plásticas y Audiovisuales (ARPA).

“Es importante que todos trabajemos en la misma dirección, que nos acompañemos y que con acciones contribuyamos a que este mundo sea mejor”, señaló la doctora Cedillo, quien subrayó que esta exposición busca generar la reflexión en la prevención, denuncia e igualdad de género.

Por su parte, María del Carmen García Aguilar, titular de la Dirección Institucional de Igualdad de Género, consideró que con la suma de esfuerzos -el apoyo de la Rectora, alumnos, trabajadores y docentes, será posible construir una universidad inclusiva y libre de violencia.

Gracias a la iniciativa de Nidia Guiochin Sotomayor, académica de ARPA, se montó esta muestra cuyo objetivo es que los alumnos representen los modos y tipos de violencia, para producir un efecto directo sobre cómo vivimos y los cambios que pretenden lograr.

En estos carteles, los estudiantes aplicaron conocimientos adquiridos en clases, mostrando diferentes técnicas, como ilustración digital, pintura, grabado y fotografía, entre otras.

En la inauguración de la exposición Día Naranja, que permanecerá abierta hasta el 30 de octubre, participaron además Alfredo Avendaño Arenazas, director de Bibliotecas de la BUAP; José Jaime Vázquez López, vicerrector de Docencia; y Víctor Alejandro Ruíz Ramírez, director de ARPA.

Celebran en la BUAP el XXII Congreso Mexicano de Botánica

Bajo el lema “Los retos de la Botánica en el Antropoceno”, del 25 al 30 de septiembre

El programa está conformado por cinco conferencias magistrales, 13 simposios, 45 sesiones orales, 10 talleres y presentaciones de libros, entre otras actividades

Con el objetivo de abordar temas, como la interacción del ser humano con su ambiente vegetal y las mutuas interdependencias, científicos de diversas instituciones del país celebran en la BUAP el XXII Congreso Mexicano de Botánica: “Los retos de la Botánica en el Antropoceno”, del 25 al 30 de septiembre.

Este congreso es organizado por la Sociedad Botánica de México, una organización civil de carácter académico que congrega a científicos, profesionales, técnicos y aficionados de la Botánica, para promover el intercambio y divulgación de ideas en torno al estudio de la flora mexicana y la formación de herbarios.

Para esta edición, el congreso ofrece un gran número de simposios y sesiones orales en torno a la agrobiodiversidad, domesticación, etnobotánica, ecología urbana, plantas invasoras, restauración ecológica, efectos de perturbación y fitorremediación.

Así también el registro de la diversidad vegetal del país y la comprensión de su funcionamiento, el cambio climático, el colapso de muchos sistemas de apoyo, como las poblaciones de polinizadores y las recientes epidemias, todo esto relacionado con las plantas, además de las posibles soluciones.

El programa del congreso está conformado por cinco conferencias magistrales, 13 simposios con 139 presentaciones, 45 sesiones orales con 343 conferencias, tres sesiones de 331 carteles sobre diversos temas, 10 talleres y cursos, cuatro reuniones satélite, una mesa redonda, presentaciones de libros y siete excursiones botánicas.

Además, un certamen de tesis “Medalla José Mariano Mociño”, se presentará el volumen 100 de la revista Botanical Sciences y se transmitirán videos cortos para divulgar resultados de investigación o de difusión de algunos de los participantes.

Entre las instituciones que participan en este evento están la Universidad de Guadalajara, el Cinvestav Irapuato, el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR-Durango), la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y el Centro de Investigaciones Tropicales de la Universidad Veracruzana.

La Zona de Transición Mexicana

Como parte del programa, el doctor Aarón Rodríguez Contreras, de la Universidad de Guadalajara, dictó una conferencia magistral en la que habló sobre la diversidad de especies de flora en la llamada Zona de Transición Mexicana (ZTM), la cual abarca las principales cadenas montañosas de México, incluidas la Sierra Madre Occidental, la Sierra Madre Oriental, el Eje Volcánico Transmexicano, la Sierra Madre del Sur y los Altos de Chiapas.

Señaló que a través del tiempo, su equipo de trabajo ha desarrollado inventarios florísticos, análisis filogenéticos y geográficos de Tigridieae (Iridaceae); Solanum, Physalis y Lycianthes (Solanaceae); Manfreda, Polianthes, Prochnyanthes y Echeandia (Asparagaceae); Hymenocallis, Sprekelia y Zephyranthes (Amaryllidaceae); Cosmos y Dahlia (Asteraceae); y Bletia (Orchidaceae).

Se trata de linajes que se han diversificado recientemente en México y la mayoría son grupos monofiléticos, pero otros necesitan ser reclasificados. Su riqueza de especies se concentra a lo largo de la ZTM y de ahí la importancia de que los estudiantes se interesen en estos temas y no sólo en descubrir nuevas especies.

En ese sentido consideró que ser botánico en México es un privilegio, pues el país ofrece 23 mil 314 especies de plantas vasculares agrupadas en 2 mil 854 géneros y 297 familias, de las cuales cerca de 15 por ciento quedan por descubrir, describir y nombrar.

Finalmente, comentó que evidencia filogeográfica de Tigridieae y Lycianthes sugiere que los cambios climáticos del Pleistoceno han favorecido su especiación. A pesar de la facilidad de utilizar secuencias de ADN para los análisis, la morfología es importante, los ejemplares de herbario son necesarios y las colecciones botánicas deben ser fortalecidas y cuidadas.

Puebl@Media
Puebla, México
Lunes 26 de septiembre de 2022.

Comment here